DESVARÍOS DE @una_madre_mas

Hoy y solo hoy, no voy a luchar

Desde que tú no estás no vivo, sobrevivo. Dejé mi identidad para asumir una que jamás quise tener, una que nadie quiere tener, la de mamá en duelo. ¿Sabes? Desde que te fuiste siento que no encajo en ningun sitio, me siento en tierra de nadie.

Soy madre pero mis hijos no se ven. Soy esa chica a la que le murió una hija y tuvo un aborto. Soy rara porque después de tu muerte y de la partida de tu hermano, ya no me quedan fuerzas para tener más hijos y no me lo planteo a corto/medio plazo.

Cada vez entiendo más porqué me encomendaste la misión de dar voz a los bebés como tú, a los bebés estrella, porque noto que mucha gente no sabe cómo tratarme. Unos me tienen pena, otros se alejan, otros ni me miran. Y a ti mi niña, te confieso que me gustaría que todo volviera a ser como era antes. Antes de ti, era esa chica que se comía el mundo a pesar de todas las adversidades. Después de ti soy esa que deja que el mundo la coma porque ya no puede con más complicaciones. Te quiero tanto que moriría por ti, pero tengo tanto dolor a diario que a veces pienso que ojalá nunca hubiera decidido tener hijos…

Es tan irracional el amor que tengo hacia ti a pesar de que no estés aquí conmigo, que el hecho de que ya no estés, a veces siento que me trastorna.

Te perdí, me perdí, me reencontré y ahora no me gusta esta yo que me ha tocado ser. Yo no quería ser fuerte, quería ser normal. No quería luchar por una causa, quería pasar desapercibida. Yo quería ser una de tantas no una de cuatro.

Y para colmo, cuando intento darte un hermano para recuperar las ganas de luchar, para devolverle la sonrisa a tu padre, decide no quedarse con nosotros… Estaba todo lo curada que se puede estar tras tu muerte, pero pasar por la frase “no hay latido” después de perderte, me hizo dar pasos hacia atrás como los cangrejos. Perdí la mitad de lo que había ganado durante todo este tiempo.

Me siento derrotada, estoy tan cansada Sarusqui mía… Estoy cansada de tener que luchar desde pequeñita por tener algo de paz, algo de felicidad. Estoy cansada de tener que esforzarme tanto por tener buena cara, por reír, por sonreír, por seguir hacia adelante… Tú, ahora estas en el lugar en el que todo se sabe en donde no hay secretos y sabes bien todo lo que llevo pasado. Y sé que mejor que nadie vas a entender mi agotamiento.

Todas las mamás que pierden a su bebé sueñan con un embarazo arcoiris que les de esa fuerza para seguir luchando y esa alegría que perdieron en el camino del duelo. Yo también lo pensé así… hasta que perdí a tu hermano (La verdad es que estoy convencida de que era un niño). Ahora ya no sueño con arcoiris, ni con bebés, ni con niños. Y tú sabes bien que mamá no se rinde fácilmente, pero definitivamente llegué a mi cupo de dolor y sufrimiento y necesito resetearme.

Papá, Raquel, Andrea, la madrina… Me dicen que tengo que recuperarme, que tu muerte, la enfermedad de la abuela, la muerte de #minibebe más todo lo que llevaba arrastrando, es demasiado hasta para mi. Creen que llevo mucho tiempo siendo la que tira del carro y que ahora debo dedicarme solamente a mí y a papá.

Yo te digo una cosa hija, solo sé que hoy lo único que quiero es dormir. Dormir y anestesiar todas y cada una de las conexiones de mi cerebro. Después quizá escribir y volver a pintar. Necesito pintar. Creo que haré todo eso que siempre quise hacer, pero que deje de lado por… No se muy bien porqué, creo que por todo y por nada.

Hoy, 27 de febrero de 2020, el día que se cumple un año de tu muerte me voy a dejar caer. Te pido perdón mi cielo pero hoy me voy a dejar hundir. Hoy voy a ser solo lo que yo quiera ser. Y mañana, o quizá pasado por eso de la resaca emocional, comenzaré de nuevo.

Hoy con esta carta que te escribo saco a relucir mis fantasmas y mi dolor más profundo, esa realidad que está ahí latente, cada día, pero que queda apagada por mi fuerza y mis ganas de salir adelante.

Desde que te fuiste, cada día tengo más claro que no es más fuerte el que más fuerza tiene, sino el que más veces se levanta. Porque no hay nada más duro y que ponga más en jaque tu existencia que el estar superando obstáculos constantemente. Así que si, hoy voy a dejar que la mierda me invada que la tristeza se haga conmigo, que las lágrimas me ahoguen y que el sentimiento de querer irme contigo me atrape.

Te quiero Sara, te quiero mucho. Jamás querré a nadie de la forma en que te quiero a ti, porque el amor que no se puede hacer efectivo es el amor más sentido. Me duelen los brazos cuando pienso en ti porque ellos no te van a abrazar nunca más. Mis ojos lloran y mi alma grita cada vez que pienso en como serías ahora. Sólo me consuela el saber que allí estás bien. Que no me necesitas. Que no sufres. Que todo es bondad, amor y paz. Eso apacigua mi sufrimiento y me deja un hilo de esperanza, porque sé que algún día nos encontraremos.

Hoy solo le pido a la vida que me conceda un deseo, que a la hora de ir a dormir pueda soñar contigo. Así de alguna forma podremos volver a estar juntas y quizá así, el tiempo que me quede sin poder estar contigo se hará más liviano. Te ama siempre tu mamá.

(5) Comentarios

  1. Susana dice:

    Silvia, me dejas con los ojos llenos de lágrimas, y no pq sienta pena por ti, sino pq puedo sentir todo el amor q tienes hacia tu pequeña, hacia tus 2 amores. Se q es fácil decir q nunca te rindas y q hay veces en q se necesita estar así para curar un poco tus heridas, pero piensa q papi te necesita y q debéis luchar está guerra juntos. Así es km Sara lo querría, seguro q ella es feliz viendo como sus padres lo son día tras día. Te mando un achuchon fuerte q al menos te de un poco de alivio. Ánimo guerrera!!

    1. admin dice:

      Gracias tesoro, ahora que estoy en modo reconstrucción y recogimiento me ha ecncantado leer tu comentario. Un millón de besos bonita!

  2. esther dice:

    Querida Silvia, tienes todo el derecho del mundo a hundirte en tu dolor, a llorar horas y horas hasta que no puedas más a pedir que no te molesten para poder vaciarte un poco de tú desesperación, lo Justo para poder continuar tú vida, vuestra vida.
    Te entiendo tanto, no estás obligada a ser valiente ni a hacer buena cara a todos, deja pasar la vida y poco a poco volverás a ser feliz, nunca olvidarás a tus hijos eso está claro. Pero te queda mucho camino por vivir, y un buen compañero de vida.
    Un fuerte abrazo, guerrera o no. Pero VIVA!!

    1. admin dice:

      Gracias tesoro, por estar siempre ahí al otro lado de la pantalla. En estos momentos de recogimiento agradezco mucho leerte. Un beso enorme

  3. Tamara dice:

    Eres lo más fuerte y valiente que he visto jamás tia.
    Nuestra Sarusqui está ayi arriba cuidandote y dandote fuerzas princesa.
    Esta noche la verás y conseguirás por un ratito estar con ella.
    Un abrazo mi niña❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.