MI EMBARAZO

No hay arcoíris

No hay arcoiris en el embarazo tras la pérdida. No lo hay, punto pelota. Al menos no para mí. Un arcoiris representa la luz, la suerte, la alegría, la seguridad, el triunfo tras la oscuridad y el embarazo tras la muerte de un hijo, no es ninguna de esas cosas.

La realidad es que más bien es una prueba vital en la que te dedicas a luchar contra todos tus miedos, contra los miedos de tu entorno y como no, de nuevo contra la sociedad.

Te vas a cansar de oír consejos de cómo tienes que llevar tu embarazo. Al parecer todo el mundo sabe cómo tienes que comportarte y como tienes que afrontar la situación. Y OJO como digo siempre la grandísima mayoría de las personas no dicen las cosas con mala intención todo lo contrario, pero como siempre decimos aunque la intención no es mala, a veces es mejor estar callado. Vamos, que te lo digo desde ahora mismo, a todas las consejeras… ¡NI PUÑETERO CASO!

Te voy a enumerar todos esos sentimientos que seguramente tendrás, (que son más que normales por cierto) a lo largo de tu embarazo arcoiris, lo que te dirán a cerca de cómo tienes que enfrentarlos y lo que yo hago ante ellos. Que no es ni mejor ni peor que lo que hace otra gente simplemente es mi sistema.

  • Sentimiento número 1) “No soy capaz de conectar con el bebé por miedo a perderlo”

La gente te dirá que debes conectar con el bebé por mucho que te cueste, ya que sino lo haces, después te sentirás CULPABLE de no haberlo hecho y te ARREPENTIRÁS de no haberle dado todo el amor que se merecía.

Yo te digo que LOS COJ****33. Jamás te obligues a nada, no te dejes guiar por los que, sin mala intención, quieren generar en ti CULPA por tus actos o no actos. Conectarás cuando tengas que conectar, aceptarás ese embarazo cuando sientas que debes hacerlo y surgirá de ti ese sentimiento en el momento en el que tu mente está preparada para ello. Y esto va a depender muchísimo de varios factores, muchos de ellos fuera de tu alcance. Así que mi “consejo” es que te relajes lo máximo posible, que hagas terapia para cuidar tu yo interior y que poco a poco vayas sintiendo lo que tú mente y tu cuerpo te piden. Llegará ese momento de conexión ¡No lo dudes! Pero el no precipitarlo es tan importante como el aceptarlo cuando llega.

  • Sentimiento número 2) “Tengo pánico a que vuelva a pasar lo mismo”

La gente no se cansará de decirte que no va a volver a pasar, o que no tiene porqué pasar, o que no pienses en ello.

Yo te digo Y UNA MIERDA ¿A caso son adivinos? ¿A caso el convencerme de que no va a volver a pasar va a evitar que pase? No sabéis la de casos que conozco que por desgracia han pasado por una segunda pérdida y se han cagado mil veces en todos los que les decían esto. No lo sabemos, nadie lo sabe y es muy osado el decirle a alguien que no va a pasar nada. Por tanto mi “consejo” es que lo mejor es aceptar que puede volver a pasar. Aceptar que no estamos libres de volver a perder a nuestros hijos y pensar que aunque nosotras vamos a ser positivas y evidentemente no queremos que suceda, la posibilidad está ahí. Eso aunque no lo creáis os va a dar seguridad. Os va a hacer sentir con los pies en la tierra, con la verdad por montera y con el control de la situación. Porque cuando tú mente asume los posibles finales ya no hay tantas sorpresas. Tener claro que cualquiera de nosotros nos podemos morir en cualquier momento, incluidos nuestros hijos, hace que vivamos con más libertad y armonía, por muy contradictorio que suene.

  • Sentimiento número 3) “Estoy muy nerviosa este embarazo y me siento culpable por tener otro bebé. Tengo la sensación de que dejó atrás a mí bebé fallecido y que dejo de ser una mamá en duelo”

La gente te va a mirar chungo si dices esto y seguramente te digan que tienes que dejarle atrás porque esta muerto o cosas sin sentido, porque es muy difícil responder a este sentimiento si no lo has vivido.

Yo te digo que te entiendo perfectamente. Es esa sensación como de que dejas de ser madre del bebé anterior para ser madre de otro bebé y te invade en el alma el sentimiento de que estás abandonando emocionalmente a tu angelito y te estás olvidando de el. Es como si tuvieras una especie de necesidad de torturarte porque es la única forma de que tanto tú como los demás le tengan presente ¿Verdad? Y si tienes otro hijo y estás feliz por ese nuevo bebé le estás dando la espalda al anterior.

En este caso yo este sentimiento lo tengo bajo control gracias a muchas horas de meditación y de entrenamiento mental, pero no es nada fácil hacerlo y de hecho a veces vuelve a dar la cara.

Sé positivamente que mi hija (y todos vuestros hijos) quiere que sea feliz y de sobra soy consciente de que jamás la olvidaré por muchos hijos que tenga. Esas emociones vienen por la necesidad que tenemos como seres humanos terrenales de manifestar que les tenemos presentes y que a veces se nos va de las manos. No les estamos dando la espalda porque no nos necesitan y no les olvidamos por cuidar a otro bebé porque siempre están en nuestro corazón.

En lineas generales estos son algunos de los sentimientos que me surgen a mí en este embarazo, lo que me han dicho ante ellos y como yo lo gestiono. Repito que no hay maldad en las palabras de la gente, es más, a veces lo que quieren incluso es que despiertes y salgas de ese miedo que te atasca, pero la realidad, es que solo las que pasamos por ello nos entendemos y por eso me gusta dejaros mis reflexiones. Para que veáis que no estáis solas y para que utilicéis (si os apetece) mis herramientas psicológico/emocionales. Que muchas veces no son mas que un bofetón mental propio y un chute de valor y autoestima.