DESVARÍOS DE @una_madre_mas

La Navidad en Duelo

Este post va para ti mamá en duelo. Sé lo duras que se avecinan estas fechas, sabes bien como te entiendo.

Sé que tú estarás pensando lo mismo que yo: ¿Como serian estas navidades si el o ella estuviera aquí?

Yo a mi Sarusqui me la imagino sentada en su trona comiendo su primer trozo de turrón, abriendo su primer regalo de Papa Noel, queriendo coger las bolas del árbol o quedándose embobada con las luces. También veo a toda la familia sentada en la mesa peleándose por tenerla en brazos, haciéndole carantoñas y cantándole villancicos. Con total claridad veo a su padre sonriendonos a las dos lleno de felicidad y me veo a mi, como la mujer más afortunada del mundo.

Pero no… Nosotras no veremos nada de eso. Tu y yo no vamos a vivir esa escena ideal, digna de cualquier película Navideña que se precie. Tu y yo vamos a estar sentadas en la mesa aguantando el tirón intentando no llorar para no jorobar la estampa.

Vamos a ver las redes invadidas de fotografías de familias felices, de niños sanos y salvos cuyos padres pueden abrazar y proteger mientras pensamos en lo afortunados que son y en lo poco que valoran lo que tienen.

Vamos a escuchar como todo el mundo celebra, mientras nosotras desearíamos meternos en la cama y que en un abrir y cerrar de ojos, la Navidad pasara lo más deprisa posible.

Lo sé amiga, que difícil. Que duro. Que triste. Que mal todo. Que terrible golpe….

Espera espera…. para un momento Silvia.
Ni hablar, me niego a seguir escribiendo en esta dinámica. Me niego a escribirte un post en el que mis palabras se queden en un simple consuelo, en un pobrecitas nosotras que desgraciaditas somos. Porque si, quiero consolarte pero me cago en la leche, quiero ante todo ayudarte.

Y Lizzy también quiere ayudarte 😜

Amiga mía, la vida nos ha tratado mal, demasiado mal diría yo. Estamos muy jodidas, rotas por dentro y llenas de sentimientos que en ocasiones hacen que queramos coger una puta metralleta y cargarnos a todo aquel que se nos cruce por delante. Siiiiii, a veces estamos como las maracas de Machin, vamos por la vida como las cabras pero ojo…. a ver quién no lo está después de lo que tú y yo hemos vivido.

Pero te voy a decir una cosa, estamos aquí. A veces bien, a veces mal, unas veces de subidón y otras en la puta mierda pero estamos. Y para ti y para mí seguir en este mundo, es un auténtico éxito.

Vienen las navidades si, ¿Y qué? ¿A caso crees que todo el mundo en estas fechas es feliz y está lleno de amor y dicha? MENTIRA COCHINA. Todas y cada una de las estampas navideñas que vas a ver, esconden o a una cuñada zorrupia, a una suegra estreñida, a un primo toca huevos o a una madre amargada!! Y esto es lo que hay. Olvídate de esas escenas maravillosas llenas de amor, de las relaciones idílicas y de las postales instagrameras llenas de alegría y felicidad. Que en tu casa se comerán habas, pero en las de los demás ya te digo yo que comen fabadas!!

Las navidades son más jodidas por la idea que la sociedad nos genera a cerca de ellas. Porque hay que consumir y para consumir hay que estar feliz por tanto viva la felicidad por todos los sitios. Ojo, que conste en acta que esto te lo dice una que es más navideña que una bola dorada de purpurina. Pero he de decir que a mí lo que me gusta realmente de la navidad es el ambiente que genera la decoración, los villancicos y que en estas fechas lo que tengo habitualmente cada día de mi vida, parece mucho más bonito por lo adornado que está (literalmente hablando).

Amiga mía, en estos días vamos a tener que aguantar palabras o frases fuera de lugar, expresiones inadecuadas para dirigirse a nuestra situación de duelo, embarazadas a las que todo el mundo admira o incluso silencios hacia nuestros hijos muertos. Si ya a diario hay que aguantar mamonadas imagínate cuando esté toda la familia en la mesa con el bandullo lleno y unas copas de más… Más vale que vayamos preparadas si no queremos que acabe la cosa a lo Kill Bill.

Así que escúchame bien, preparate porque estos días van a ser muy duros. La empatía sigue brillando por su ausencia y es lo que hay. Vas a querer salir corriendo varias veces. Vas a querer pegarle a alguien un tiro e incluso tu cerebro se va a poner a buscar las mejores excusas para poder faltar a todas esas cenas de trabajo, de navidad entre amigas y demás reuniones como si en ello te fuera la vida. Pero piensa, que tal y como estás tú, estoy yo y están muchas más madres en duelo en el mundo, por lo cual no estás sola y no eres la única. Te voy a hablar en plata, si después de ver a nuestros hijos morir seguimos aquí, ¿Tu crees que una panda de familiares y/o amigos tocahuevos (según el caso) van a poder con nosotras? ME DESORINO!!!!

Ahora enserio, ANIMO. Todo mi amor y mi cariño para esos días que el mundo señala con tanta fuerza. Piensa que solo son unos días y que quizá no sean tan malos como te estás imaginando. Saca el lado positivo de todo lo que te vaya pasando en estas fechas, tanto si te gusta la navidad como si no busca la forma de ser feliz. Tu hijo/a quiere verte bien, quiere ver qué sales adelante y que no te quedaste anclada en un pozo de miseria y dolor permanente. Estas aquí por una razón, sigues aquí viviendo este terrible dolor de la pérdida de tu bebé por una razón así que dale caña a la vida amiga, que la puñetera no entiende de fechas ni de celebraciones, ella sigue pasando y cuando te des cuenta… Se habrá esfumado.

Además, que aunque no lo creas, las cosas se pueden poner mucho más feas de lo que están ahora, así que disfruta mientras puedas, que cuando menos te lo esperas, se acaba la calma y vuelve el temporal.

(1) Comentario

  1. Very good blog, this article has made me learn a lot, I collected it for future viewing!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.