DESVARÍOS DE @una_madre_mas Uncategorized

Las frases que NO debes decir a padres en duelo perinatal

Si algo duele más que una herida, es que hurguen en ella. En estos meses tras la muerte de Sara he oído todo tipo de comentarios y he leído diferentes tipos de mensajes con la intención de consolar mi dolor. Vaya por delante que pienso que nadie pretende hacer daño cuando dice algo fuera de lugar, simplemente creo que es falta de empatía, de herramientas psicologicas, ignorancia o inseguridad. Personalmente a mí no me han afectado esas frases desafortunadas, no sé si por mi forma de ser, porque llevo toda mi vida tratando con el público o porque entiendo que no hay mala intención en esas palabras, pero aún así en ocasiones ha habido expresiones que me han hecho plantearme si algunas personas tienen corazón.

En estos casos en los que te ves en la situación de acompañar a una mamá o a un papá en duelo lo más sencillo es seguir esta premisa: “Si no sabes que decir, no digas nada”. En realidad no necesitamos palabras porque los sentimientos más profundos se transmiten con un abrazo, una mirada que parece no decir nada pero que transmite todo lo necesario, una caricia en el rostro… Son acciones más que suficientes para mostrar respeto hacia el dolor ajeno.

Sin embargo en pocos casos sucede esto, en la mayor parte de las ocasiones nos encontramos con frases y comportamientos que complican enormemente el tránsito por el duelo a los papás que han perdido un hijo. Así que humildemente quisiera dejar plasmado todo aquello que creo que no es oportuno decir ni hacer bajo mi prisma y desde luego me encantaría que en comentarios aportaseis ideas y opiniones a cerca de este tema para que yo pueda aprender de vosotros.

QUE NO DECIR:

  • “Estabas de pocas semanas, eso realmente no era nada”: No hay cosa que mas le duela a una mama, que el hecho de que le digan que su bebé no era nada. Piensa que aunque en semanas tempranas ni siquiera tenga forma, esa madre no pierde solamente a su hijo, sino que con ese embarazo que se acaba se van todas las ilusiones, todos los planes y todos los sueños que había creado entorno a esa criatura.
  • A mi de muerte no me hables que me pongo muy mal: Ésta frase me dejó perpleja. Cuando oí esto pensé : ¡¡si tú te pones mal imagínate yo!! La muerte forma parte de la vida, sucede a diario y esconderla o darle la espalda no hace que desaparezca sino más bien todo lo contrario. Por favor no calles la voz de esa familia y de ese bebé que se merece todos los respetos del mundo.
  • “Todavía eres joven, ya tendrás otro”: Si, es cierto, si la madre es joven tiene la oportunidad de tener más bebés pero hay que comprender que al que quiere es al que se acaba de ir. ¿Cómo le vamos a decir a esa mami que la mejor forma de superar la muerte de su bebé es teniendo otro? Los hijos no se sustituyen, los hijos no se olvidan aunque no estén con nosotros. Existen y seguirán existiendo hasta el día en que la muerte venga a nuestro encuentro así que porfavor no quieras que lo borre de su mente porque eso es totalmente imposible.
  • “No pienses en eso mujer, hay que seguir viviendo”: Es la enfermedad de la sociedad de hoy en día, no pensar en lo que nos hace daño para tratar de olvidarlo, sin embargo no nos damos cuenta de que antes o más tarde todo ese sufrimiento, ese sentimiento de perdida acabará saliendo por todos los poros de nuestra piel. Esto es como si tenemos el salón sucio y en vez de aspirar metemos el polvo debajo de la alfombra; parece que está limpio pero en el fondo esta lleno de porquería. En estos casos hay que ESCUCHAR. Ofrecer tu hombro y tus oídos a esos padres y tratar de comprenderlos. No vas a ser capaz de animarles porque nada ni nadie puede lograrlo, pero escuchando su dolor se sentirán comprendidos y arropados.
  • Venga mujer tienes que ser fuerte y superarlo: Lo primero, la pérdida de un hijo NUNCA se supera, se aprende a convivir con su ausencia. Y lo segundo, que más quiere esa madre o ese padre que estar fuerte y seguir hacia adelante… pero no pueden hacerlo. Piensa que seguramente no sean capaces ni de salir de la cama, no querrán ver a nadie, comerán cualquier cosa con tal de no cocinar y su día a día es un infierno en el que se repiten constantemente porque esto o porque aquellos entre lágrimas infinitas. Dales tiempo, todo el que necesiten. No hay un manual que diga cuánto tiempo se necesita para normalizar la falta de un hijo, cada uno lleva su ritmo y en ningún caso es conveniente intentar acelerarlo.
  • Tienes otros hijos así que tienes que seguir adelante sino ellos van a sufrir: Piensa que esos padres son conscientes de que sus hijos tambien sufren la ausencia de ese hermanito lo cual suma una carga a mayores ya que se verán en la obligación de estar fuertes por ellos. No necesitan que tú les hagas sentir que no son buenos padres, están haciendo todo lo que pueden.
  • Vuelve al trabajo enseguida eso te va a ayudar: Mucho ojo con esto porque la vuelta a la rutina de forma precipitada puede desencadenar una depresión mucho más grave. Enfrentarse a la vida es durísimo tras una pérdida tan trágica así que no les fuerces.

A todo esto hay que sumarle el cambio hormonal tan terrible que sufre la madre cuando se interrumpe el embarazo, cuando su bebé nace muerto o muere de forma temprana lo cual complica mucho la recuperación. Así que aquí viene la parte importante ¿Que puedes decir?

  • No hay palabras de consuelo, cuánto lo siento
  • No imagino el dolor que estás pasando, ojalá pudiera hacer algo para ayudarte a aliviarlo
  • No se qué decir, pero te escucho. Estoy aquí.
  • ¿Era una niña o un niño? ¿Y cómo se llama? Seguro que está orgullosisimo de la gran madre que le tocó. (O del gran padre)
  • Debe de ser durísimo pasar por algo así, tómate tu tiempo.
  • Siempre será tu bebé y nunca lo olvidaré
  • Sé cuánto queríais a vuestro bebé

¿QUE PUEDES HACER PARA AYUDAR?

  • Un caldito caliente: Os parecerá absurdo pero no os imagináis lo que ayuda tener la comida preparada. En momentos así cualquier tarea que a priori es simple se hace un mundo.
  • No atosigues ni hagas demasiadas visitas: Respeta los tiempos y se prudente. Llama primero o escribe un mensaje para ver si esos padres están en condiciones de recibirte.
  • Si hay más niños en la familia llevatelos de paseo: los padres necesitan compartir tiempo juntos para poder llorar su perdida y abrazarse sin pensar en nadie más que en ellos durante al menos un par de horas al día y cuando hay niños en casa esa tarea se complica.
  • Hazle saber que te ofreces a acompañarla al médico, psiquiatra o psicólogo si lo necesita. La sociedad sigue sin reconocer los problemas de ansiedad, depresión o cualquier tipo de trastorno psicológico. A veces necesitamos que nos empujen y nos ayuden a dar el paso.

Al final si lo pensáis todo pasa por pensar con lógica y tener sentido común pero ya se sabe que éste no es el más común de los sentidos. Si eres una mamá o papá en duelo entenderás muy bien de lo que hablo y si no lo eres, estoy segura que si en algún momento tienes que lidiar con el duelo sabrás enfocarlo de otra forma.